Autores 2017-05-17T15:28:53+00:00

Bonoreta siempre fue el bicho raro de su clase. Su afición por el cómic, la animación y los videojuegos la acompañó durante una adolescencia complicada, en una sociedad donde esas aficiones suelen considerarse “raras” en las mujeres. Además, no es fácil compaginar el tener que ir revisando tallas de sujetador y seguir la numeración de todas las series que te gustan. Descubrió que los chicos (y algunas chicas) son como los cómics: unos te lo hacen pasar mejor que otros, y hay que ir refinando la búsqueda.

Esta afición se hizo más grande, llegó a la universidad, y su círculo de amistades y conocidos se compuso por las más variopintas personas. Se dio cuenta de que todo el mundo podía aportar algo a su particular afición, y cogiendo de aquí y de allí, sumándolo a sus experiencias en la vida y poniéndole ganas, acabó por dar con un proyecto que la llenaba y satisfacía como pocos juguetes eróticos podían conseguir.

Aunque algunos afirmen que a veces se le va un poco la olla, ahora está aquí para presentar sus tiras cómicas. Es en su alocada cabecita rubia donde todo ha tomado forma, y ha conseguido plasmarlo a través de su mano derecha: Carcayú.

Es un piltrafilla. Y sabe dibujar. ¿No te parece jodidamente adorable?

Aunque no tenga muchas luces eso no ha sido problema para que haya trabajado en distintos medios como redactor, diseñador, portadista o ilustrador, tales como Ruta42, Cortos con Ñ o BlogDeSexo. Además, administra su propia web de camisetas con diseños frikis de cosecha propia.

Una muestra de su trabajo gráfico está a disposición de quien lo quiera ver en su portfolio online.

Positive SSL