Follar en casa de tus padres, deporte de riesgo

Es algo común en todas las parejas, especialmente en las jóvenes que no se han independizado. O en las maduras que, por la situación económica que vivimos, no han podido hacerlo. Me refiero a que cada uno viva con su respectiva familia, y por tanto todos los “momentos de cama” se pasan rodeados de familiares. Que si es tu hermana pequeña puede dar más igual, pero dudo que a ningún padre le haga gracia oír cómo se tiran a su hija, y, la verdad, yo tampoco quiero que me oigan.

Así que toca afinar el ingenio. O bien sustituyes los placenteros gemidos por silenciosos jadeos y acabas con la garganta rasposa e irritada, o te dejas los dientes mordiendo lo que sea, destrozando sábanas o atacando a tu pareja como si fueses un zombi. Todo sea por pasar desapercibido.

Otro truco es el de poner música, claro que es un cantazo que suene Joe Cocker a media tarde en tu cuarto con la puerta cerrada. En eso tengo cierta suerte de que me guste el rock y el metal, y es que mis padres nunca se imaginarían las cosas que le hago a mi chico enmascarada en rasgueos de guitarra y vocalistas guturales.

Lo peor es estar esperando el día en el que estaréis a solas, en pareja, tranquilos, aislados… y pase algo que lo joda por completo. Justo ese día tu padre tendrá un pinchazo en el coche y se pasará el día en casa a que llamen del taller, o tu madre le cambiará el turno a alguien del curro y tendrá ese día libre, hasta puede que cojas la madre de todos los catarros y tu líbido quede sepultada bajo varias toneladas de pañuelos…

¡Paciencia y amor, gente!

2017-05-17T13:12:42+00:00 Marzo 27th, 2015|Etiquetas: , , , , , |8 Comentarios

8 Comentarios

  1. Estefania 27 Marzo, 2015 en 10:30 am - Responder

    Lo peor fue una cosa que les pasó a mis padres, sí, me lo han contado, que ya independizados mis abuelos tenían las llaves de su casa y entraron en plena faena, así que si os independizáis, no les deis las llaves a tus padres.

    • En Pelotas 27 Marzo, 2015 en 10:47 am - Responder

      Ay, mierda, que no vamos a poder librarnos de usar el pestillo ni en nuestra propia casa ^^U

  2. Fernando 27 Marzo, 2015 en 1:24 pm - Responder

    La Ley de la Perversidad Universal suele conspirar siempre contra el folleteo furtivo. En cuanto al tema de los mordiscos…en las tiendas de animales venden unos mordedores que pueden ser mano de santo, aunque no me imagino las extrañas estampas que pueden salir del uso de trastos así….(aunque quizás mejor eso que salir de la experiencia como extras de una peli de Romero)

    • En Pelotas 27 Marzo, 2015 en 1:27 pm - Responder

      Ahora con el boom de BDSM a raíz de esa absurdez (y hasta insulto) que es “50 sombras de Grey” puede que caigan mordedores de esos de pelotita en rebajas… Pero, chico, qué quieres que te diga, donde esté el poder pegar unos buenos gritos, que se quite lo demás xD Hasta entonces… Resignación y silencio 🙁

      • Fernando 29 Marzo, 2015 en 2:54 am - Responder

        Muy cierto, donde hay grito hay alegría 🙂

  3. El Elegido 30 Marzo, 2015 en 12:30 am - Responder

    Todo esto es tan relativo…
    No todas las personas gimotean a gritos, ni todo son silenciosos jadeos. Creo que equilibrio medio. No sé vosotros, pero a mí alguien que se pone a berrear “¡OH, SÍ, JODER, SÍ, MÁS, DIOS MÍO COMO LA SIENTO!” y cosas así, me bajan la libido al instante.
    Respecto a lo de hacerlo en casa de los padres, yo, que soy uno de esos jóvenes que aún no se ha independizado, nunca lo he visto un problema. Por suerte (o por desgracia), mis padres son “modernos”, y no son tontos, saben (o sospechan) lo que hago a con mi pareja en mi habitación a puerta cerrada, y ni lo ven un problema, ni les incomoda.
    Ahora bien, una vez, de madrugada, mi hermana aporreó la puerta porque no le dejábamos dormir. Aunque no eran gritos, eran golpes… Aún no la he perdonado por tan monumental interrupción. XD

    • En Pelotas 30 Marzo, 2015 en 9:11 am - Responder

      Mis padres también son muy modernos, lo cual no quita que me de palo que me oigan cuando me ponen mirando a Cuenca. Nunca me han dicho ni me dirán nada, pero por mera educación no quiero que me oigan ni darles motivos por los que pudiesen decirme nada.
      Y recalcar que hay una ENORME diferencia entre gritar (o alzar la voz, si lo prefieres) al correrte e imitar a una actriz porno pasada de cocaína xD
      Desde luego, este es un tema súper subjetivo, en este caso y más que en otros se puede decir lo de “para gustos, colores”, hay chicos que son silenciosos como ninjas (aunque quizá esto se deba a los años de masturbación a escondidas durante su adolescencia xD)…

      • El Elegido 30 Marzo, 2015 en 12:45 pm - Responder

        También las hay que son ninjas, también.
        En mi experiencia, los jadeos y susurros son más habituales que los gemidos en voz alta.

Deje su comentario

Positive SSL