Los gatos son el mal

Tanto gatito y tanta hostia

Internet parece el antiguo Egipto en cuanto a adoración felina se refiere. Los gatos parecen dominarlo todo, y no lo voy a negar, yo misma me he quedado bastantes ratos sueltos viendo vídeos de gatitos haciendo monerías. Aunque los que más me gustan son aquellos en los que el gato acaba puteado.

Porque son más malos que el demonio. Traman algo, la dominación mundial, tu muerte, lo que sea, pero nada bueno. Lo peor es cuando saben que NO deben hacer algo, ése es su pistoletazo de salida para no dejar nunca de hacerlo.

 Me resulta curioso cuando se ponen cariñosos, ya que resulta que parecen querer un número determinado de caricias. Si les das una de menos, o una de más, empieza el festival de zarpazos, sin misericordia.

 Después está ese rollito que se llevan de mirar un punto fijo durante mucho tiempo para luego huir como un alma condenada. No, en serio, ¿a qué coño juegas? ¿Qué has visto, a Jason Voorhees, al ébola? ¿O solo quieres joderme? Porque desde luego que esta noche no voy a poder pegar ojo gracias a ti, pequeña bola de pelo cabrona.

 Menos mal que siempre tendremos la gran arma secreta que es el puntero láser, así es como puedes hacerlos saltar a una picadora de carne si finalmente declaran la guerra a la humanidad.

2017-05-17T13:12:41+00:00 Abril 29th, 2015|Etiquetas: , , |3 Comentarios

3 Comentarios

  1. Fernando 29 Abril, 2015 en 2:51 pm - Responder

    El que son el demónio encarnado doy fe. El gato que teníamos (descanse en paz) en casa, lo adorabamos y queríamos como al que mas, pero si la cuota de mimos se excedía (y variaba el tope cada día) te soltaba unos zarpazos que ya querría dar el bueno de Lobezno. Para hacer depnde que comidas (sobre todo cuando el atún estaba implicado, era su droga personal) había que tener unas medidas de seguridad dignas de Fort Knox en la cocina, y si el estaba presente, NO PARPADEAR (riete de los weeping angels de Dr Who con el) o podía intentar una arriesgada misión de comando en pos de la pieza de comida de la que se encaprichaba. Y en cuanto a las miraditas….entre que viviamos en una casa con historia siniestra (una de sus algo anteriores propietarias se suicidó allí) y la cara que ponía, te daba la impresión que el cast al completo de Insidious se nos había colado de okupas….y no digamos si se te colaba en la habitación por la noche y se te ponía a mirar A TI!!, con esos ojos brillando, mas de una noche en vela me dió el minino. Y aun así lo queriamos y lloramos mucho cuando nos dejo. Descansa en paz Isi, pero no se te ocurra mirarme desde donde estés!!!

    • En Pelotas 29 Abril, 2015 en 4:19 pm - Responder

      Ay, no me hables de historias de fantasmas, que no creo en ellas, pero me dan canguelo igualmente ^^U Pero canguelo nivel escalofríos viendo Cuarto Milenio (sí, lo sé, es absurdo…) Creo que es lo que más me inquieta de los gatos, esa supuesta “percepción de espíritus”. ¡Un tigre no hace eso! ¡Te salta encima, te arranca la cara a zarpazos y punto! ¡Es sincero y va de frente! xD

      • Fernando 29 Abril, 2015 en 11:57 pm - Responder

        Exactamente, el tigre es muy de pies en el suelo y zarpa en tu cuello…que le vas a venir con espiritus o zarandajas!!! 😀

Deje su comentario

Positive SSL