Nos quitan el carnet de feminista

Críticas hemos recibido miles, tanto buenas como malas. Las buenas nos han animado a seguir; las malas, según estén formuladas, nos han ayudado a mejorar.

Pero hemos recibido otras críticas que simplemente han sido hechas para hacer daño. Normalmente las ignoramos puesto que solo son una falta de respeto llena de argumentos insostenibles e inventados. Pero recientemente hemos sido víctimas de una serie de acusaciones demasiado graves, dirigidas tanto a nosotros como a nuestra obra y al  entorno de personas y medios que nos apoyan.

Esta vez no nos callamos, pero no por la persona que ha organizado una caza de brujas en Twitter contra nosotros, sino porque sentimos la necesidad de resaltar punto por punto todas las estupideces que se han dicho contra nuestra obra y desmontarlas.

El primer tuit pone en entredicho que los medios que nos han reseñado sean feministas, porque si lo fueran DE VERDAD pensarían como ella y no nos habrían reseñado. Es decir, pone en entredicho el feminismo de Fan Grrrl, Scifiworld, The Comic Tuber, RockZone y otros tantos. Muchos carnets de feminista que venir a quitar de golpe.

Ya empezar diciendo que unas tiras cómicas te resultan altamente peligrosas recuerda sospechosamente a la situación de ciertos raperos… Pero mejor centrémonos en el tema que nos ocupa: se siente en la obligación. Deja más que claro que su intención es aleccionar porque se siente en poder de la verdad absoluta y el conocimiento pleno. Esta conducta sí que nos parece altamente peligrosa.

Sinceramente, dedicarle 24 horas a tratar de entender esta tira no deja de sorprendernos. Desde hace ya más de tres años venimos mostrando una relación (nuestra relación, para más inri) en la que sus protagonistas (nosotros, por si no quedaba claro) se hacen la puñeta continuamente. Es una de esas cosas que te puedes permitir cuando tienes confianza plena en la otra persona. Quizá la cara de sufrimiento de la chica haya sido exagerada, pero un recurso típico y necesario en los dibujos cómicos es la exageración de las expresiones. Quizá esta exageración pueda llevar a malentendido o confusión, pero tras los años que llevamos mostrando a esta pareja haciéndose la puñeta mutuamente y, por supuesto, queriéndose, se entiende que no hay intención de hacer daño. Se trata de conocer el contexto creado en estos tres años de tiras.

Relacionar esta tira con un tema tan serio como es la violencia de género nos parece, directamente, vomitivo. Y nos parece frivolizar también un drama social tan horrible.

Desde luego, la interpretación de la tira es totalmente errónea, y es que sacándola de su contexto manipulas por completo su significado. Yo también puedo extraer pasajes de Lolita y proclamar que es una defensa de la pederastia, pero eso solo demostraría que ni he leído por completo ni he entendido por entero el libro de Nabokov.

Bien, quien sepa un poco cómo funciona un webcomic (o un cómic en general) sabrá que el material se prepara con bastante antelación a la fecha de publicación. No publicamos una tira sin tener las dos o tres siguientes preparadas. Y hay una tira en la cola de publicación (la siguiente es sobre comer coños, y después irá ésta) muy similar a esa misma, en la que ella le da “una de cal y otra de arena”, en un movimiento autorreferencial muy típico de la tira cómica.

No obstante, si queréis más inmediatez a la hora de ver cómo ella “le hace el mal” a él, o le golpea directamente (y con secuelas más graves y visibles), también hay material ya publicado.

Lo cierto es que da la impresión de que esta persona desprende en todo este asunto una actitud revanchista en la que prácticamente se exige que el varón sea apaleado, que sí que nos parece “altamente peligroso”. Pero la libertad de expresión es así.

¿Qué puede ser peor que acusarnos de promover la violencia de género?

Oh, vaya… Sí, el ano es el protagonista de muchas de nuestras tiras. Se llama autorreferencia y ya hemos hablado de ello: un elemento que surge siempre en todas las comedias y se repite a lo largo de las mismas. Además, los placeres anales son un tabú en la sociedad actual, tristemente, y según la psicóloga Maryasexora “tratarlo con humor, aunque este sea infantil o de pedo, culo, pis, es una forma de normalizarlo”.

Por cierto, respecto a la frase “tu novia puede penetrar tu ano esté o no con el periodo”, lo sabemos perfectamente. Si de verdad esta persona hubiera buscado tanto como por nuestra web y redes como proclamaba, habría visto bonitas estampas relacionadas con el pegging (práctica que estamos descubriendo en nuestra vida personal y nos encanta) como las siguientes:

Lo cual deja claro que no sabe diferenciar entre sexo anal y beso negro, lo cual es muy triste por su parte… Volviendo al tema, se invalida totalmente su siguiente tuit:

Volvemos a las acusaciones de peligro, como si hiciéramos apología de alguna práctica deshumanizadora. Y se hace una acusación velada a que el varón de la pareja no ha probado el sexo anal, cosa que ya hemos demostrado que no es cierta, rematando con ese alegato de asimetría en la cama que también hemos desmontado al demostrar que el sexo anal es una práctica común en ambos.

Sin embargo, sigue erre que erre con el mismo argumento que, si de verdad le hubiera dedicado tantas horas como predicaba a nuestra web, no esgrimiría, y es que estamos cansados de demostrar que es totalmente falso. Primero de todo: ella no es forzada nunca, en ningún momento, a realizar nada que no quiera, ni siquiera con el sexo anal. Y es que, si no se quiere, no se quiere, y punto. Y él lo respeta.

Su afirmación de que por el culo de él no pasa ni el pelo de una gamba ya está derruida gracias al material enseñado anteriormente, pero por seguir desmontando esa gravísima acusación de que perpetuamos “la vieja actitud” de que las mujeres están para ser dominadas en la cama, seguimos para bingo:

A él LE ENCANTA el sexo anal. Como podéis ver, hemos tratado el tema del descubrimiento de un tabú sexual por parte de ambos (ahí vuelve a caer la acusación de asimetría por su propio peso), desde ambos puntos de vista, y con reacciones distintas. Además, el tema ha sido recurrente no solo como ejercicio cómico, sino porque, al ser una obra de carácter autobiográfico, hemos ido descubriendo (y seguimos haciéndolo) este mundo, de modo que vamos actualizando poco a poco sobre lo que experimentamos y cómo nos hace sentir. Si esto incomoda a esa persona, el problema lo tienes ella con el sexo anal, y no al revés.

Que haga gracia o no ya no depende de nosotros. Está claro que con una perspectiva tan seccional y dirigida a la descontextualización y desinformación es imposible. Pero, como ya hemos dicho, esto ya no es problema nuestro.

¿Qué podría tener en contra de una tira tan inocente como ésta? ¿Con qué malinterpretación de “la cucharita” podría sorprendernos?

A ver… Precisamente la gracia está en que, muchas veces, la esencia algo tan complejo queda perfectamente reflejada en las cosas más nimias y sencillas de la vida. Además, las complejidades del afecto dentro de una relación las hemos tratado largo y tendido a lo largo de infinidad de tiras, aunque siempre tratadas de manera simple por el mismo medio en el que trabajamos: en la tira cómica no caben grandes diatribas sobre la vida y el universo, hace falta un pequeño esfuerzo por parte de quien la lee. De verdad que no son tan difíciles de encontrar, ¿de verdad has buscado un poco?

Estas son una pequeña muestra de nuestras favoritas, pequeñas pinceladas de ese enormísimo mosaico al que llamamos una relación. Faltan muchísimas más, por supuesto, y todas podrían desarrollarse a lo largo de páginas y páginas. Es tarea de quien lee las tiras pensar un poco sobre ellas, reflexionar y llegar más allá, no lo vamos a dar todo mascado porque, además, esta es NUESTRA realidad, y aunque en términos generales podamos mostrar escenas que pueden ser comunes a casi todo el mundo, las particularidades de cada cual son únicas y propias, de ahí que tampoco queramos pasarnos de seccionales.

Acusarnos de homofobia por esta tira es absurdo, nunca nos habríamos imaginado que una tira así pudiese llevar a tal interpretación.

Para empezar, queda claro que esta persona no ha jugado con Lego en su vida. Todas las piezas están pensadas para encajar entre sí, SEAN IGUALES O NO, independientemente de su forma van a encajar. Pero para responder a este tuit mejor le cedemos el espacio de nuevo a Maryasexora, que es más sabia que nosotros:

“Es una interpretación válida, como la de cualquiera, pero eso no quiere decir que sea correcta, me parece ir demasiado lejos. Es como si yo digo que me parecéis clasistas y mainstream por utilizar piezas de LEGO y no de Tente. ¿Es válida mi interpretación? Sí, pero también bastante absurda y sin sentido. Entiendo que esa viñeta muestra una escena de cucharita, posición que se puede practicar independientemente de tu orientación sexual y que si se ha representado así, es porque sois vosotros y sois heterosexuales, una opción más dentro del abanico de la diversidad sexual. Me parece ir demasiado lejos “acusaros de homofobia en preventivo”.  No habéis mostrado muestras de homofobia, pero lo podéis hacer porque yo asocio esta viñeta con un comentario que me hizo alguien sobre ello. ”

Acusarnos de homofobia es, además, bastante ridículo si observas nuestra trayectoria. Si bien en nuestras tiras no tratamos la homosexualidad explícitamente porque debido a su carácter autobiográfico lo que mostramos son escenas de nuestra vida cisheterosexual caucásica, jamás nos hemos posicionado en contra de la comunidad LGBT. Es más, SÍ hemos salido a defender sus derechos públicamente, participando en exposiciones sobre género y sexualidad o, más recientemente, formando parte de Sextories Magazine, publicación donde se dan la mano diversas historias con el sexo como tema central y en las que tienen cabida todas las opciones: el colectivo bear, hadas transexuales, furries, sexo vainilla… De todo.

Nuestra participación en Sextories habría sido imposible de ser homófobos no solo por la temática, sino porque sus responsables nos habrían vetado desde el principio (a quienes agradecemos todo el apoyo que nos han dado en redes por esta caza de brujas gratuita): Rocío Vidal, colaboradora de El Jueves y activista feminista a quien también han venido en numerosas ocasiones a quitarle el carnet de feminista; Antonio Guardiola, ilustrador que, junto a Rocío, ha impulsado movimientos como KBOOM!, donde se han dado cita autores internacionales como Caro Waro (de género fluido) y Stjepan Šejić (autor de Sunstone) para hablar de ilustración, erotismo y sexualidad; y Baralust, descarado autor perteneciente al colectivo bear y muy orgulloso de ello. Por cierto, que en este número compartimos páginas con Marta Masana, autora de El Jueves que, junto a So Blonde, también ha visto revocado su carnet de feminista en otra caza de brujas por culpa de atreverse a decir algo tan grave (nótese la ironía) como que un coño puede oler.

Sí, le pusimos tetas. Y si se viese, al otro ladrillo le habríamos puesto un minipito. ¿Por qué? Por dos razones: la primera, porque es GRACIOSO, no debería tener tetas y hete ahí el chiste. La segunda, porque las tetas son NORMALES. Nos rasgamos las vestiduras ante la censura de las redes sociales contra el pecho femenino, alzamos la voz clamando la naturalización del desnudo, y cuando esta persona ve algo con tetas… Carga sin mesura.

Podría decirse que lo hemos sexualizado porque le hemos dado un sexo (cayendo en la trampa de que las tetas pertenecen única y exclusivamente a las mujeres, pero vale, como las tiras son autobiográficas el contexto así lo justifica), pero en ningún momento lo hemos convertido en un objeto que despierte el deseo sexual, que incite al pecado ni chorradas similares.

Una persona puede no verle la gracia a algo, por supuesto, está en su derecho; pero sacar las cosas de quicio no le dará más razón.

Lo más triste es que estos “gestos de decencia y educación básica” que se muestran en esta tira no son tan comunes como una desearía… Dejando eso aparte, el chiste está en que es una tontería, es una de esas pequeñeces que salpimentan la vida, y ya está, no hay por qué darle más vueltas, aunque está visto que quien quiere, siempre sacará de donde no hay… Encima, explicar un chiste le quita toda la gracia, así que supongo que encontrará cierta satisfacción en haber arruinado este también (ironía de nuevo).

Para empezar, los cuerpos de los personajes están basados en los nuestros, por eso son así.

Si vemos la tira en cuestión resulta más que evidente que él, en ningún momento, le exige, pide o insinúa que esté perfecta. Ella odia las marcas del bikini (yo las odio, por eso no voy a la playa, porque no me gusta verme el cuerpo “marcado”) y él le sugiere una solución. Es más, no encontraréis una sola tira en la que él exija que ella encaje en ningún canon de belleza, pero sí encontraréis tiras en las que él la apoya por completo en superar sus complejos (esos complejos que nos vienen impuestos por una sociedad heteropatriarcal):

Si de verdad sigue viendo que se está forzando a la mujer a ser perfecta al milímetro… El problema sigue sin ser nuestro.

Esto ya es asqueroso y vomitivo. Aquí sí que se ha cruzado una raya que es la que nos hizo saltar y no querer quedarnos quietos. De primeras, como ya hemos dicho, jamás, JAMÁS, se ha mostrado que ella haga algo que no quiera, que sea forzada o coaccionada en ningún momento. Esta conducta abusiva está totalmente fuera de lugar y no encuentra sitio en nuestras viñetas, buscarlas significa buscarnos el mal por el mal y además menospreciar el sufrimiento que padecí a manos de un maltratador. Creedme cuando digo que sé reconocer una relación abusiva: sufrí una.

Retomemos las palabras de Maryasexora:

“Esto ya sí que es pasarse. Sobre todo teniendo en cuenta que la guionista es ella y que ya habló largo y tendido en el blog sobre su experiencia. Pero más allá de eso, esa viñeta solo muestra a él diciendo que quiere sexo y a ella diciendo que no y ante el comentario de él sonríe. Punto final. ¿Cuántas veces en una relación de pareja un miembro tiene ganas y el otro no? Miles de veces. Se le dice que no y punto. ¿Eso es agresión? En absoluto, es realizar una petición/pregunta. No hay nada de malo o tóxico en expresar nuestros deseos a nuestra pareja. El problema es cuando se pregunta, se dice que NO y aún así se fuerza. Eso sí es agresión. O se pregunta y se accede por miedo o coacción. Pero eso no es lo que muestra la viñeta.”

Hablamos largo y tendido de esta diferencia de deseo con Ana Lombardía, otra de las sexólogas que nos apoyan y avalan, responsable de Sexo en la piel, miembro de Sex Academy y participante en el festival EroStreet. El deseo asimétrico es uno de los grandes problemas en las parejas actuales y la solución pasa primero por verbalizarlo: cuando uno tiene ganas de sexo, que lo diga. Y a partir de ahí, que aprenda aceptar un no por respuesta. Como bien nos dijo ella, no se puede manipular el deseo de la otra persona, pero sí controlar el nuestro propio, de ahí que sea importante aprender a gestionar tanto el tener ganas como el quedarte con ellas. Respetar siempre el deseo o la ausencia del mismo en la otra persona. Ni una parte ha de ser insistente ni la otra ha de despreciar el deseo de su pareja.

Ése es el tema de estas tiras. Pero si buscamos motivos para ofendernos siempre los encontraremos. Especialmente si descontextualizamos por completo partes de una obra (y es que cada tira es una parte de un conjunto mayor, y aprovechamos para recordar que tenemos más de 100 tiras publicadas). Sin embargo, aquí ni siquiera se depende del contexto, en las mismas tiras se entiende que él se queda con las ganas y es lo que toca, y ella no es forzada a nada. Querer acusarnos de apología de la violación es repugnante y totalmente fuera de lugar, demuestra más allá de toda duda que la persona responsable de estos tuits solo buscaba hacer daño y levantar polémica a nuestra costa.

Una nueva muestra de malinterpretación con alevosía consiste en decir que esta tira muestra “una aburrida y monótona búsqueda del orgasmo del varón”. Como parece que no le ha quedado claro de qué va la cosa, se lo explico: ese orgasmo del varón es accidental. No estaba buscado. No sé si sabrás cómo funcionan las contracciones vaginales, pero durante el estornudo se producen unas muy fuertes que pueden estimular de más el pene si está dentro de la vagina. Ni ella se limita a buscar que se corra él, ni ha estornudado adrede para hacerle un absurdo favor sexual. Simplemente estornuda, uno de esos hechos fortuitos de la vida, que provoca una eyaculación precoz, uno de esos incidentes en la cama que tanto preocupan a los varones y que realmente no tienen tanta importancia. Mostramos la eyaculación precoz como un tema del que se puede reír y tratar en pareja. Que esa persona haya querido ver otra cosa, sosteniendo sus argumentos en absolutamente nada, sigue sin ser nuestro problema.

Encima tiene la desfachatez de acusarnos de despreciar el placer femenino, cuando tenemos un sinfín de tiras dedicadas precisamente al disfrute de ella en la cama (y fuera de ella, no sea que ahora nos acuse de reducir la sexualidad al tiempo de alcoba). Pero, en serio, ¿de verdad ha buscado nada en nuestra web?

El sexo en nuestra vida es cosa de dos y así lo reflejamos. La preocupación por el placer del otro es mutua y diversa, y así lo reflejamos. De nuevo, que esa persona siga sin querer verla, sigue sin ser nuestro problema…

Esta tira es una tontería. Precisamente ahí está la gracia. ¿O nunca os han contado un chiste tan absurdamente malo que os ha hecho gracia? Pues ahí está. Si de eso quiere sacarse un ataque de la manga, pues vale, pues de acuerdo, va a demostrar un poquito más que su intención solo pasa por hacer daño…

Vuelve a poner en entredicho el feminismo de quienes nos han apoyado. Porque, claro, el feminismo es un movimiento único e invariable y ella tiene todo el conocimiento, la verdad y la autoridad para sentenciar quién es y no es feminista (ironía de nuevo). Ella sabe más de feminismo que Elisa McCausland, autora del libro Wonder Woman: el feminismo como superpoder, quien también nos ha apoyado y ayudado.

Referido a la visión simplista y falocéntrica, queda más que demostrado que es propia de quien ha escrito semejante hilo, pues no ha podido ver más allá de sus vendas y observar (tal y como hemos demostrado en este artículo) que es una meada fuera de tiesto en toda regla.

Por supuesto, solo nos acusa de ser peligrosos, dañinos y perpetuar conductas de maltrato y opresión a la mujer. Por cierto, ¿esa persona sabe que se pueden tener fantasías heteropatriarcales opresivas y no hay ningún problema mientras se racionalicen y se sepa de dónde surgen? Pretender negarlas solo crea frustración y baja autoestima, el placer pasa por la comprensión y el autoconocimiento. No me parece tan difícil de entender. Y si no, se puede hablar con Amarna Miller, como hicimos nosotros, que discutimos este tema y otros tantos con ella en persona y siempre nos ha apoyado, ayudado y animado. De este tema también sabe mucho otra más que apreciada artista y compañera, a quien también le quitan el carnet de feminista día sí, día también: Laury Candy. Tiene el coño pelado de lidiar con gente que la prejuzga y malinterpreta premeditadamente como ha hecho esta persona con nosotros.

Y, con todo lo dicho, este tuit queda total y absolutamente desmontado y fuera de lugar. Sus cimientos eran tan endebles que ya no hay por dónde cogerlo.

Permitidnos un último apunte. Dejemos de un lado su prepotencia, superioridad moral y falta de perspectiva. Dejemos de lado que nos exija una capacidad de autocrítica que ella misma no se aplica cuando su dañina crítica es sistemáticamente desmontada…

Los cangrejos caminan DE LADO, no hacia atrás.

Y como apunte final, quizá os preguntéis por qué en ningún momento hemos revelado la identidad de quien ha escrito tamañas mentiras, palabras acusatorias tan graves como falsas. ¿Es por respeto a su intimidad? No, desde luego que no. Esta persona dejó claro y patente sus intenciones detrás de esta caza de brujas en un tuit posterior:

A esto se reducía todo. A ganar followers. Montó toda esta trifulca inventada para ganar notoriedad a nuestra costa. Y por ello no le vamos a dar el bombo que esperaba. A las personas de esta calaña solo podemos definirlas con una palabra: schadenfreude.

Un saludo a quienes nos leen y pueden hacer el esfuerzo intelectual de ver más allá y leer entre líneas sin complicaciones.

2018-04-12T23:22:25+00:00 abril 12th, 2018|Etiquetas: , , |2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Lord Mikal 12 abril, 2018 en 11:47 pm - Responder

    Un aplauso por la reflexion, por entrar al trapo, por el criterio, por la pureza de la rabia ante el desprestigio y la calumnia gratuitos.
    Lo he leído del tirón, y me iba indignando con vosotros a cada tuit.
    El feminismo exige convicciones muy fuertes, que implican la tolerancia y la libertad individual en tanto que el respeto sin sesgo alguno (entre otras), y la “repartidora de carnets feministas” adolece de la falta de justo esa convicción.
    Ánimos, fuerza y paciencia ante los trolls. Y buen rollo, inspiración, ánimos, paciencia y mucho amor en vuestra vida (y de rebote en vuestra tira).
    Un saludo de un mecenas del verkami 😉

    • Alba Garbín 13 abril, 2018 en 12:14 am - Responder

      Lo mejor de todo es poder haber podido contar con el respaldo de gente “de peso”, de gente versada en psicología, sexología y sociología para poder poner los puntos sobre las íes. Porque si de verdad fuese cierto todo eso de lo que se nos ha acusado, jamás habríamos contado con dicho apoyo. Gracias a esas personas, y muchas otras, hemos podido llevar adelante este proyecto para uso y disfrute de gente como tú, que a su vez nos has dado tu apoyo y ayuda. Al final es toda una rueda social de buen rollo, ¡muchísimas gracias! 🙂

Deje su comentario

Positive SSL