Tipas duras en el cine

Las mujeres toman el cine

El cine siempre ha estado ligado incondicionalmente, para bien o para mal, a la realidad social de su época. Ésta ha sido la particular forma que han tenido numerosos artistas de participar en las reivindicaciones sociales de las que se sentían cómplices, impulsando sus ideas y promoviendo el cambio social, una reforma del pensamiento colectivo. Uno de los ejemplos más palpables ha sido la lucha de la industria audiovisual por conseguir la utópica igualdad entre sexos. Para muestra, un botón:

Ellen L. Ripley

Hacia finales de la década de los 70, una época marcada por la agitación y el cambio social hacia unas demandas de mayor libertad y reivindicación, un tímido cineasta se acercó a una mujer de físico imponente con una propuesta fuera de lo común para los tiempos que corrían.

Se trataba de Ridley Scott, quien llamó a Sigourney Weaver para protagonizar su primer largometraje de terror y ciencia-ficción, Alien. En ella, se nos presentaba el personaje de la Teniente Ellen L. Ripley, encarnada por la reconocida mundialmente actriz, y supuso un punto y aparte en el cine de acción, terror o ciencia-ficción mainstream.

De este modo, se nos presentaba a una mujer vestida con un peto de carpintero, una camiseta raída y los cabellos desgreñados, así como poseedora de un carácter fuerte e independiente, capaz de valerse por sí misma en cualquier situación, ya fuese un posible motín a bordo de la nave Nostromo o perseguir con un lanzallamas de manufactura propia a una criatura alienígena. Además, cabe destacar su puesto de Teniente, una de las mayores gradaciones militares, territorio vedado a mujeres casi todavía en nuestra época.

En una tradición cinematográfica que siempre mostraba a las mujeres como personajes secundarios, mujeres florero o malvadas brujas, Sigourney Weaver se desmarcó con muchísimo éxito en un campo todavía virgen para las mujeres, siendo la primera, pero no la única, pues dejó la puerta abierta para muchas otras, incluyéndose a sí misma, ya que repitió papel en todas las secuelas.

2017-05-17T13:12:40+00:00 Mayo 27th, 2015|Etiquetas: , , |7 Comentarios

7 Comentarios

  1. Fernando 27 Mayo, 2015 en 2:52 pm - Responder

    Si que es cierto que Ellen Ripley es de las primeras “tipas duras” de la historia del cine, porque la princesa Leia, aunque tenía un caracter (como decía Han Solo) no dejaba de ser una variante de la damisela en apuros. Todo lo mas, unos años antes estaba el personaje de la hermana Sara (Shirley MacLaine) en “Dos Mulas y una Mujer” de Don Siegel, una “monja” (jajaaaaa!!!!) con los hábitos muy bien puestos, como personaje femenino fuerte. Y me parece que precisamente hasta el estreno de “Aliens” no vuelve a verse a otra moza de armas tomar (esta vez dos, Vasquez y la propia Ripley)

    • En Pelotas 28 Mayo, 2015 en 1:49 pm - Responder

      Buah, Vasquez es la polla con vinagre. La primera vez que vi “Aliens”, al llegar la escena de “-¡Eh, Vasquez! ¿Alguna vez te han confundido con un tío? -No. ¿Y a ti?” decidí que ya tenía personaje favorito de la peli, ¡y eso que Michael Biehn me gusta mucho!

      • Fernando 29 Mayo, 2015 en 12:46 am - Responder

        Sips, Vasquez era un personaje que molaba, incluso acababa cayendo bastante simpatica, no era simplemente una marimacho con un arma muy gorda. Y Michael Biehn como Hicks….que pasote. Lo que hicieron con ese personaje no tiene perdon de Diós. Por cierto, habeis visto la versión extendida de Aliens? A pesar del doblaje ATROZ en castellano, una y cada una de las escenas añadidas valen totalmente la pena

        • En Pelotas 29 Mayo, 2015 en 10:19 am - Responder

          ¡Por supues! De hecho, tenemos pendiente pillarla de una maldita vez en DVD o Blu-Ray, y así poder vérnosla en VOSE, cosa que nunca hemos hecho (a nuestro pesar) y no notar cambios de voces ni movidas raras ^^U

  2. […] comportamientos descaradamente masculinos, dejando patente que no por ello son menos mujeres. Como ya hablé anteriormente, hay muchos casos, pero me gusta comentar mis […]

  3. […] ello, tenemos el cine como buena arma con la que remover conciencias, y siguiendo lo dicho no en una, si no en dos ocasiones, quiero volver a hablar de mis “tías duras” […]

  4. […] cinematográficas que rompieron moldes (y cráneos), así que como no tuve suficiente con el primer artículo (ni el segundo o el tercero), permitidme que siga con un cuarto. Esta vez quiero hablar de una […]

Deje su comentario

Positive SSL